lunes, noviembre 23, 2009



La "tinellización" de la política ahora incluye fusilamientos

Decir esto, que la representación o escenificación de la política se parece a un programa de Tinelli, se convirtió en la mejor imagen para referirse a la superficialidad que la política adquirió de la mano del menemismo. La comparsa de famosos que se obnubilaron con Menem, tuvo en "Marcelo" a uno de los principales abanderados. Otros, no casualmente, fueron Susana Gimenez, Mirtha Legrand y Gerardo Sofovich (quien hoy, en materia política se llama a silencia...por suerte). Ahi nació la política como show. La que denominarems la fase 1.

Luego de la vitoria de Kirchner en el 2003, Mirtha, muy tempranamente, autorizó el ataque macarto al gobierno: "se viene el zurdaje"; el resto guardó un silencio a media voz, aunque desde luego nadie iba a contradecir a la señora. La idea comenzó a repetirse bajo los ropajes de "venganza", "montoneros", "tilinga"; volvía el peor peronismo, el que politiza todo, el que trae conflicto y confronta. Ya había comenzado la fase 2.

Luego hubo un impasse, de la mano de la buena imagen de Néstor y los resultados electorales, pero con la 125 la campana sonó de nuevo. Como en esas malas películas en que alguno de los protagonistas cae bajo un hechizo ante un sonido, la campana de la 125 desató la lengua de la farándula mas berreta, y el coro comenzó a funcionar con el libreto ya conocido: confrontación, crispación, etc. La fase 3 ya estaba instalada, es la que no admite siquiera la existencia de la política. Lo que nos parecía decadencia hace 15 años con Menem bailando y visitando programas de televisión, derivó en el llamado a las armas, a instalar la represión como política única del Estado. Ya no les interesa la alianza con nadie porque se creen que el poder que les da los puntos de ranting lo autoriza a todo, especialmente a ser representantes de la "gente".
¿Tienen miedo que les saquen lo que se ganaron en tan mal ley? ¿Es demagogia para su público? ¿Es obsecuencia con sus jefes? ¿Son la clase media llevada al paroxismo?

Se ve que hay algo mas peligroso que un burgués asustado: un nuevo rico con miedo.


La imagen de acá

4 comentarios:

RDM dijo...

Está bien, Don Roque, la descripción que hace es buena, pero me parece que tenemos que distinguir un poco: una cosa es la tinellización de la política, y otra cosa es la politización de Tinelli (y Mirtha, y Susana, y siguen las firmas). Es cierto que son dos fenómenos que van de la mano, por las cuestiones que Ud. señala y algunas otras también, pero son distintos.
Y me parece que algunos compañeros que contribuyeron a tinellizar la política, por ejemplo, prestándose al boludeo berreta con sus imitadores de Gran Cuñado, no tienen mucho derecho a sorprenderse cuando Tinelli se "politiza" y les dispara en medio de los ojos. Y ojo, que esto no es de la década menemista, solamente. Pasó en junio de este año. Y los que se prestaron no fueron sólo los nietos de Carlos Saúl.
Saludos. RDM

Ne O dijo...

Impulsemos medidas concretas: masificar del auto eléctrico y parar la deforestación. Excelente blog. Ne O

Avallay dijo...

RDM: si probablemente son cosas diferenciadas. Pero lo que en llamó la atención es que el "tinelismo" se presentó como un grupo de amigos que solo quería divertirse. Bueno ahora esos amigos, quieren llevarse puesto a unos cuantos.
Y comparto el otro punto, desde luego
NE O: gracias, debo visita
Salutti

RDM dijo...

Sí, claro. Siempre se presentan igual. O son amigos que sólo quieren divertirse, o actrices de comedia devenidas en conductoras de almuerzos farandulescos o programas de concursos. Pero, al final, su "vocación popular" puede más que sus intenciones originales. Y, como Ud. dice, sus engordadas billeteras también. Es que cuando uno se viene rico parece que necesita diversiones más sofisticadas que el tiragoma.
Saludos.
RDM