martes, junio 23, 2009



Despertando

Últimos días de la campaña electoral. Francisco De Narvaez ya no pudo contenerse y largó todo, como las papas que caían de las viejas bolsas de arpillera: en una semana reconoció que quiere reprivatizar todo lo que se pueda, que es necesario ajustar y que todos los maestros son unos vagos. Ya aseguró que habrá fraude si pierde y que exsiste un pacto entre Carrió y Kirchner. Que "ellos" están por atacar a todos los buenos pequeños propietarios, confiscarles la casa para dársela a sus votos clientelares y quedarse con los medios de comunicación y los depósitos bancarios.

De Narvaez recurre a una vieja fórmula que ha servido un par de veces: despertar lo peor de cada uno; el egoismo furiosos y el amor a la propiedad privada. Última jugada que no deja de ser el cimiento de su difusa propuesta. ¿Se despertará Leviatán?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y lo peor no es la existencia del "diablo", sino todos los que lo convocan (me preocupan tantos compatriotas bonaerenses!)Yiyi

Avallay dijo...

Hay cada compatriota yiyi...