martes, octubre 16, 2007


San Isidro en su hora mas difícil

Aunque había fe, pasó lo peor. En las calles de la Luxemburgo argentina, no hay consuelo. No alcanzan las palabras ni los gestos. Todo es desolación. Pero tienen el orgullo de que la Argentina soñada por la revista Noticias cayó luchando contra el apartheid (aunque el que mas corría era un negro de verdad o casi, no del CASI). Pero hay esperanzas. Desde el mismo domingo, gente de villa La Cava y del bajo San Isidro, comenzó recolectar donaciones para los hinchas de los Pumas de la Horqueta y las barrancas. Reciben de todo: libros de Paulo Cohelo, Osho, hasta lo mas viejo de Buscaglia y el infaltable Principito. Esta vez les toca a los pobres ayudar. Incluso los cartoneros se comprometieron a separar todas las notas de que Bucay publicaba en Viva, para ayudar en esta Cruzada Nacional para Levantar el Ánimo (CNLA).Una muestra mas que las clases sociales pueden ayudarse. Los jugadores, por lo pronto, asumiendo la derrota con dignidad

2 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

Un horror, pero ya lo van a superar. Se viene el verano.

Lo que más les duele es que los sudafricanos, lojos de ser negros, eran todos rubiecitos, muy zona norte.

Me cago en Dios.

Avallay dijo...

Claro, no podes enojarte con gente bien, si fueran negros era mas fácil. No ayudan che.
Salutti