miércoles, agosto 22, 2007


No los fines, sino una cuestión de medios
Como se sabe, varios autores de las ciencias sociales han expresado en la década del 80 que las nuevas democracias que se consolidaban en América latina, se caracterizaban por privilegiar los medios a los fines; se habló así de democracias procedimentales, es decir que lo que contaba era el apego a procedimientos institucionalizados y no tanto los sustantivo que podía implicar la instauración de la democracia.
Tan alto debate ha penetrado hondo en todos los ámbitos sociales, de hecho el debate sobre la corrupción ronda por esos lares. (desde el que defiende con el "robamos pero hacemos" a quien ataca y dice "no hay que robar, pero no se que hay que hacer"). Bien lo diarios, ilustres formadores del lenguaje, "abogados de la gente" como dice uno de estos dos, intermediarios entre el gobierno y la sociedad como dice este otro, bueno esta gente, nos ha llevado el debate del robo y la delincuencia ya no sobre los fines o los orígenes, sino que la cosa ahora es definida exclusivamente por los medios. Así no se trata de contar lo que hizo un mero ladrón, sino de relatar las andanzas de los boqueteros, la proliferación de pungas y mecheros, los secuestradores virtuales o exprés, y desde luego no podían faltar los preferidos del amigo: los motochorros, que con esta expresión tan rica en matices es anunciada ya por todos los medios de comunicación, y desde luego los ladrones de guante blanco, de larga data. Es decir que la cuestión ya no está en si se roba o no, porqué, qué o algunas de esas preguntas tan poco seductoras. La onda es el como, mucho mas a tono con la época cambiante que nos toca vivir.

2 comentarios:

Norman dijo...

Dotor, le faltó una categoría que no por poco promocionada es menos extendida: el consultor. Salú

Avallay dijo...

Digamos que entra dentro de guante blanco no?